Hidroferol, vitamina D y carreras de relevos


Querido lector, me gustaría que pusieses mucha atención a esta publicación, que comprendieses cuáles son las distintas formas de vitamina D, las clásicas y las nuevas conocidas. Que sepas qué es el preparado comercial Hidroferol que de forma masiva se pauta en la sanidad cuando se tiene el estado sérico de la vitamina D bajo. Si llegas a comprenderlo darás un paso en tu conquista de la salud.



Carrera de relevos

La vitamina D que de forma natural adquirimos bien por contacto DIRECTO con el sol (sin filtros) bien por la ingesta de algunos alimentos, y es conocida como vitamina D3, sufre de varias transformaciones hasta llegar a su forma hormonal o forma más activa. Digamos que la D3 le pasa el relevo a la 25D3, y esta a la 1,25D3.

  • D3: colecalciferol.
  • 25D3: 25-OH-D3, calcidiol (marca comercial Hidroferol).
  • 1,25D3: 1,25-(OH)2-D3, calcitriol.

A quienes deberíamos de saber más acerca de la vitamina D nos contaron que estos relevos (o transformaciones enzimáticas) se producen en el hígado y el riñón. Esto es cierto, pero es una verdad a medias. Lo cierto es que se producen en diferentes tejidos del organismo, y este matiz que parece insignificante no lo es, pero confío en que los clínicos deduzcan por qué no lo es.

Cuando administramos Hidroferol estamos dando 25D3 ya formada sintéticamente, por si nuestro hígado es incapaz de hacer el primer relevo. Si sí fuese capaz tu hígado pues eso que te ahorrarías con esta medida, sumando a una vida moderna de comodidades. Interesante ¿verdad?, esto ha calado entre los médicos como un avance farmacológico moderno. Pero espera, esta incapacidad no es nada habitual. Que la población tenga niveles tan bajos de vitamina D responde más a filtros como la contaminación atmosférica, vivir y trabajar bajo techo o en la sombra, lociones solares con filtros, también al sobrepeso y obesidad, tabaco, contaminantes y disruptores hormonales, alimentos empobrecidos en vitamina D (porque los animales de los que provienen también viven hoy bajo techo), déficit de magnesio en la población (porque las tierras y alimentos sufren desde hace décadas un empobrecimiento de este mineral) que influye en el metabolismo de la vitamina D, y otros tantos factores.

Esta infrecuente incapacidad hepática la observamos cuando administramos D3 en cantidad adecuada al peso, y podemos ver las tasas de conversión a 25D3 medida en sangre. Podemos ver un patrón común con una respuesta previsible de conversión, pero también aquellos que se salen de ese patrón. Subiendo la cantidad de D3 salvamos esa resistencia que tienen algunas personas. Por lo tanto, en algunos ─y no en la mayoría de la población─ encontramos una disfunción parcial (que no total) en la conversión hepática. Pero recordad: hay otros tejidos donde se produce el relevo o la conversión, y las cantidades producidas no se miden en la sangre porque son intracelulares.

Y aquí no termina el tema. Prosigamos.



Nos contaron también que estas tres formas mencionadas de vitamina D (D3, 25D3 y 1,25D3) son sus principales formas desde un punto de vista de utilidad o funcionalidad. Son las que debemos de considerar en esa carrera de relevos, hasta llegar a la META y beneficiarnos de sus funciones.


META de la carrera de relevos – beneficios por acciones de la vitamina D:

✔ La acción clásica del metabolismo óseo y del calcio/fósforo para la salud ósea.
✔ Las acciones no-clásicas tipo regulación en intestino (homeostasis de la microbiota, defensa antinfecciosa, detoxificación, función barrera, regulación de la inflamación intestinal, etc.), piel (reparación de heridas, diferenciación de queratinocitos, etc.), páncreas y otros tejidos (mayor sensibilidad a la insulina, secreción de insulina, absorción de glucosa), tejido adiposo (modulación de la lipogénesis y lipólisis), sistema nervioso central (desarrollo y neuroprotección), sistema cardiovascular (acción antihipertensiva), musculoesqueleto (desarrollo, reparación y envejecimiento saludable), modulación de la expresión génica, inmunidad (innata, adaptativa, acción antiinflamatoria y antimicrobiana, protección contra el cáncer).


Aunque de nuevo nos falta una parte para completar la verdad sobre la vitamina D…

¿Todos estos beneficios son atribuibles a la forma final 1,25D3? ¿Es esta la única carrera de relevos hacia la meta, o hay más?



Nuevas formas de vitamina D: nuevas carreras de relevos

De la vitamina D3 podemos obtener otras formas de relevo como la 20-OH-D3 (20D3) y de ella otras más con interesantes funciones. Para simplificar hablaré solo de la 20D3:

》 Se puede obtener de la D3 pero no de la 25D3 (Hidroferol).
》 Tiene una concentración en sangre 20-30 veces menor que la 25D3 pero es suficiente y capaz de llegar a la meta de la carrera de relevos con más beneficios que perjuicios.
》 No conlleva riesgos de toxicidad porque no eleva los niveles de calcio, por lo que conseguimos efectos biológicos no calcémicos.
Inhibe la proliferación de sustancias inflamatorias, como la IL17 aliviando o protegiendo de enfermedades autoinmunes.
》 Regula la proliferación de células B inmunitarias, que nos defienden contra virus, bacterias u otros patógenos.
》 Participa en la regulación circadiana de la expresión génica, y de nuestro ritmo biológico.
》 Participa en procesos de apoptosis o muerte celular programada para aquellas células cancerígenas fuera de control.
》 Es producida en células de la piel y células inmunitarias.
Protege contra el melanoma, el cáncer de piel maligno más mortífero.


El potencial inmunitario de la administración de vitamina D3 (colecalciferol) es mayor que el de la 25D3 (Hidroferol-calcidiol), porque de ella parten diversas rutas metabólicas o carreras de relevos hacia la meta con fines inmunitarios.



Motivos por los que considerar el no administrar Hidroferol de forma insdiscriminada

  1. Con Hidroferol nos perdemos otras carreras de relevos (rutas metabólicas no clásicas) MUY beneficiosas y que no conllevan toxicidad por aumento de calcio. Desde este punto de vista el Hidroferol reduce el potencial inmunitario de la vitamina D.
  2. Profesionales que sí hacen un seguimiento/estudio del paciente manifiestan observar respuestas erráticas en algunos pacientes tras la administración de Hidroferol.
  3. La administración de Hidroferol se realiza en bolos con frecuencia mensual. La evidencia dice que la administración de mayor frecuencia (diaria o semanal) es más segura que la administración de menor frecuencia (mensual, semestral, anual).
  4. La D3 se comercializa bajo forma de complemento alimenticio o nutracéutico, pudiendo buscar el nutricionista clínico o médico conocedor un producto adecuado con ingredientes de máxima calidad (ejemplo: aceite de oliva virgen extra vs aceite de oliva orujo), o adaptar el tipo de aceite a necesidades especiales del paciente.
  5. La administración diaria de D3 guarda una coherencia biológica, respetando los ciclos naturales del día.
  6. Desde un punto de vista evolutivo podemos plantearnos qué supondría dejar de utilizar nuestros propios mecanismos de producción de 25D3, ¿podríamos llegar a atrofiar nuestra maquinaria metabólica? En mi opinión darle al organismo el trabajo hecho no es cómodo para el paciente, si acaso es cómodo para aquel médico/profesional que no monitorice a cada paciente observando su respuesta y evaluando su grado de resistencia.

– – – – –



María Hernádez Bascuñana (col. CV320)
Inmunonutrición | Nutrición, Salud y Estilo de vida | www.bascuñana.net



NOTA: Detrás de cada artículo hay una labor y tiempo dedicado hasta llegar aquí. Se agradece su difusión y que compartas el conocimiento si te fue útil o te gustó.


– – – – –


¿Eres profesional y quieres actualizarte?

CURSO AVANZADO EN VITAMINA D, SALUD Y ENFERMEDAD
Actualización formativa para nutricionistas clínicos y médicos.